Alejandro y Verónica decidieron darse el “sí quiero” de manera intima, una boda pequeñita pero llena de emociones, (tanto que hasta a nosotros se nos caía alguna lagrimilla). Son una pareja alegre, divertida y cariñosa, de esas que son solo verlas un segundo basta para darse cuenta de que están destinados a estar juntos.