fbpx

Reme y Diego: Una boda íntima y personal en San Lorenzo del Escorial

La boda de Reme y Diego en el Monasterio del Escorial la recordamos con especial cariño, sin duda una boda íntima y personal. Siempre me gusta hablar con las parejas, saber un poco de ellos, aficiones gustos y en este caso el motivo por el cual se casaban en Madrid siendo ambos de Asturias. En la preboda nos contaron que a Reme le enamora la historia y la época de los Austrias y Diego comparte ese amor por San Lorenzo del Escorial. Me comentaron que a pesar de que se casaban en la Basílica del Monasterio del Escorial sería una boda muy íntima con 18 invitados en los que estaban incluidos ellos mismos, padrinos y sacerdote. Esta peculiaridad hizo que la ceremonia se realizara en el altar, dando lugar a una ceremonia mucho más cercana.

Así iban ellos…

Reme se vistió en uno de los hoteles preferidos por nuestras novias, el San Lorenzo Suites. Allí la maquilló su madre, un momento especialmente emotivo para madre he hija y los que allí estábamos presentes. Para la ocasión se enfundó un romántico vestido de corte princesa sobre unos preciosos zapatos de color en ante empolvado y tacón de glitter rosa de Hannibal Laguna. En el pelo llevaba un sencillo semirrecogido. Un bonito ramo natural de Balcones y Flores completaba su look.

Diego se enfundó en un traje de color azul marino que combinó con un rompedor chaleco color celeste con flores rojas que iban a juego con su corbata. Zapatos de Lotusse y un par de complementos le añadían personalidad al conjunto. Por un lado llevaba un reloj de bolsillo de Longuines y por otro unos divertidos gemelos en color rojo con forma de pirañas.

Al terminar la ceremonia la sidra y la musica en directo de Artem les acompañó en el restaurante Miravalle. Dos imprescindibles, uno por tradición de la tierra y otro por ser la profesión del novio. Como os hemos dicho la boda de Reme y Diego estaba cargada de personalidad. El broche final lo pusieron los detallitos para los invitados, una dulce caja personalizada de caramelos, cualidad que llenaba la boda y es que cuando la familia de la novia lleva más de 75 años endulzando vidas no podrían faltar las delicias de Caramelos La Asturiana.