fbpx

Leles y Adrán – Una boda en Ciudad Real

Aun recuerdo cuando Leles y Adrián me dijeron que celebrarían su boda en Ciudad Real. Como es tradición en muchas familias la boda se realiza en el pueblo de la novia y en este caso no iba a ser menos. Nos gusta viajar, conocer lugares nuevos y no estábamos dispuestos a dejar pasar esta oportunidad. Leles y Adrián se conocieron cuando ella se vino a El Escorial a trabajar. Adrián trabajaba en la misma empresa y rápidamente la conexión se estableció entre ellos. Al poco tiempo llegó Antonio a la familia y esta aumentó. Es gracias a las fotos que le hacemos a Antonio en el estudio de donde les conocemos.

La boda tuvo lugar en Abenojar, un pequeño pueblo a pocos kilómetros de Ciudad Real. Parecerá mentira pero que ilusión nos hizo ver a gente por las calles del pueblo que conocíamos de verlos pasar por el estudio. Leles optó por maquillarse sola, tranquilamente en casa con la compañía de su madre y de Antonio, que no se lo puso muy fácil. Decía que él también quería pintar, lo que provocó momentos muy divertidos. Lo combinó con un semi recogido lateral con una trenza de raíz adornada con una pequeña tiara de flores de cristal. Llevaba un sencillo vestido corte sirena de Pronovias con espalda al aire y un romántico ramo de rosas. Un coro rociero y una calesa la esperaban en la puerta de su casa.

Adrián optó por hospedarse en Casa Manuela, un pequeño apartamento rural con mucho encanto. Se enfundó un traje de Jesús Cambor compuesto por chaqueta en color azul marino y chalequillo, corbata y pañuelo en tonos burdeos. Zapatos Martinelli completaban el look. Estuvo acompañado por su madre principalmente aunque más de un invitado pasó a ver como iban esos nervios.

 

Emotiva ceremonia

Y es que si por algo destaca la boda de Leles y Adrián es por los sentimientos que brotaban. La entrada de la novia en la iglesia y como el novio la veía llegar hizo que las lagrimas le saltaran a cualquiera que mirara. Sin duda una ceremonia muy emotiva. Al terminar sevillanas y petardos para festejar el enlace. La celebración continuó a pocos metros en los Salones León donde la buena música y los bailes estaban asegurados.