fbpx

La boda de Victoria y Alejandro: Vamos a pasarlo bien

Si hay algo que pueda definir la boda de Victoria y Alejandro son las ganas de pasarlo bien. Llevan más de diez años juntos y aunque tenían pensado casarse algo más tarde, cuando tuvieran un hijo/a que pudiera llevar las arras al altar, una estrella (la abuela de Victoria) les dijo que tenía la ilusión de ver a su nieta vestida de blanco, por lo que no lo pensaron ni un momento. Ella no pudo compartir la celebración como todos esperaban pero seguramente disfrutó viéndola llegar al altar más que cualquier otro invitado.

La boda se celebró en Trujillo en la Iglesia Santa María la Mayor, situada en la parte antigua de la cuidad, rodeada de familiares y amigos que esperaban con ganas el momento. Los amigos querían estar presentes en todo momento por lo que desde la preparación en casa estuvieron acompañándoles. Para ir calentando motores, en casa del novio alguna que otra copa se vaciaba. Alejandro optó por un traje chaqueta en color negro con chaleco y corbata plateada de Guacho. Victoria llevaba un vestido corte princesa sencillo de Cásate Conmigo, con escote en v y espalda al aire, adornado por una aplicación de cristal en la cintura. Los zapatos en plata hacían juego con la cristalería del vestido de novia y el chaleco de Alejandro.